Saltar al contenido.

Las Folies del Parc de La Villette

“la palabra Folie esta así asociada a su sentido Psicoanalítico-el desatino- y a la Folie aquí no puede añadírsele un sentido constructivo sino con la más extrema precaución. En tanto que objeto edificado, la folie no significa más la extravagancia de estilos, sino al contrario, una yuxtaposición de espacios y de programas sin precedentes” Bernard Tschumi, L’architecture d’aujourd’hui

Elementos referenciales de una grilla virtual, las Folies del Parc de La Villette son las estructurantes de un complejo espacio urbano. El parque se genera en la superposición de tres tramas distintas: una trama de línea, una trama de puntos y una trama de superficies. Las Folies constituyen el punto de intersección de una de esas tramas, una grilla de 120 metros de lado que ordena el parque,  diluyendo cualquier estructura jerárquica de manera antagónica  al tratamiento histórico de los parques dentro de la ciudad.

Cada Folie se establece como un cubo de 10,80 metros de lado. Su diseño resulta de un proceso formal basado en la desfragmentación de la figura y la recomposición de sus fragmentos en un nuevo elemento. Un juego del lenguaje que elige a la arquitectura como medio.

Cada elemento adquiere su identidad a través de distintos procesos formales. Uno de esos métodos surge de la combinación programática, que absorbe distintos usos y  varía en el tiempo. Otro es resultado de una operación que se inicia en la deconstrucción del cubo en elementos de movimiento como rampas y escaleras, o en la generación de espacios cerrados. El resultado es una formidable combinatoria formal diseminada en un gran espacio urbano.

Tanto las folies como la grilla que los estructura, tienen un punto de referencia en las obras del artista conceptual norteamericano Sol Le Witt, que durante los años 60 estudio las posibilidades del cubo. Le witt diseño una instalación compuesta por una retícula cuadrangular donde distribuyo regularmente cubos materializados solo por sus aristas o por algunas de sus caras ciegas, para mostrar el espacio existente en ellos.

El proyecto original contaba con 35 folies, pero sólo se construyeron 26. La mayoría de lo volúmenes aloja funciones específicas. La atracción que genera el color rojo de las láminas metálicas que recubren su estructura y su distribución repetitiva, hacen de las Folies el hito principal del parque.

Las Folies son los elementos que confieren identidad al parque. Pensadas como un juego de lenguaje, Tschumi no concibe el rojo como un color, sino como una idea.

©Marcelo Gardinetti, 2012

ENLACE ARTICULO COMPLETO azul 5

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: