Saltar al contenido.

Innovación semántica

La Casa Hanselmann, ubicada en Fort Wayne, Indiana, es uno de los primeros diseños construidos del arquitecto Michael Graves, por encargo de Jay y Lois Hanselmann en 1967. En este trabajo más que en ningún otro, Graves muestra su fascinación por la obra de Le Corbusier, poniendo en práctica un vocabulario formal influenciado por el maestro basado en composiciones geométricas y una laboriosa formulación semántica.

La casa concreta su volumen cúbico a partir de una planta cuadrada. Una trama estructural de cuatro columnas por lado divide la planta en nueve cuadrados iguales. Al igual que en algunas obras de Le Corbusier, Graves transforma gradualmente la figura cúbica, eliminando partes de las losas y muros perimetrales sin reformular sus aristas. A este movimiento de planos le incorpora nuevos elementos para consolidar diferentes espacios que promueven una ambigüedad notoria entre el interior y el exterior de la casa.

En la vista frontal, la casa se muestra como una sucesión de planos que se retraen, se curvan o se desmaterializan. Un juego donde los pilares se muestran como elementos independientes o integrados a los muros según la circunstancia.

El acceso principal a la vivienda se plantea en el primer nivel. Un puente que se alcanza atravesando una escalera ubicada en su extremo más alejado establece el vínculo necesario entre la calle y la casa. Esta fórmula propuesta por Graves para acceder a la vivienda tiene como antecedente dos de la primeras obras de Le Corbusier: La Maison Ribot, de 1923, que no fue construida y la Maison du Tonkin, una casa experimental previa al Barrio Frugés, que fue construida en 1924 y demolida en 1975.

El puente alcanza la capa media de la casa donde se encuentran las áreas sociales, entre la planta de dormitorios de los niños ubicada a nivel del suelo y el dormitorio del matrimonio que se encuentra en el segundo piso. El piso social se comunica a los pisos inferior y superior por escaleras distintas. Una escalera de dos tramos ubicada en un extremo permite bajar al dormitorio de los niños. Otra de un tramo colocada jerárquicamente sobre uno de los ejes de la planta permite acceder al dormitorio del matrimonio.

Un pequeño espacio en dos niveles jerarquiza un sector de la planta social. El muro de fondo contiguo a la doble altura contiene un mural que fue pintado por el propio Graves. En el último piso, Graves plantea una auténtica terraza Corbusierana: Un mirador encerrado entre muros con vanos sin carpinterías en las caras exteriores. El proyecto original incorporaba un pequeño volumen en sobre el lado derecho del puente de acceso que nunca se construyó.

En esta casa, Graves reinterpreta conceptos vertidos por Le Corbusier en sus obras de la década del 20. Incorpora valores artísticos de una arquitectura basada en la aplicación de formas geométricas para construir un escenario renovado de esa arquitectura, promoviendo una renovación de la estética purista no exenta de formulaciones poéticas.

©Marcelo Gardinetti, 2013

ENLACE ARTICULO COMPLETO azul 5

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: