Saltar al contenido.

Dignidad relegada

El estudio Hadid ha producido algunas de las mejores obras de los últimos años, inspiradas en indagaciones arquitectónicas abortadas en la historia reciente y progresadas al contexto socio cultural actual. También otros trabajos donde manipulaciones formales producen un gran estruendo visual que distorsiona su real valor arquitectónico. Tal es el caso del proyecto para la sede de la Autoridad Portuaria de Amberes, que debe considerarse entre estas últimas.

La ampliación de la antigua estación de bomberos tiene como objetivo centralizar los servicios administrativos y técnicos unificando las actividades de la casa del puerto y las dependencias del muelle. Para responder al programa, Hadid propone un volumen que se “aplica” por encima del edificio histórico con una contundencia que menoscaba el carácter de la edificación sobre la que interviene.

Esta entidad sobrepuesta en sentido longitudinal alcanza los 63 metros de altura, y esta soportada por tres enormes pilares de hormigón, dos que invaden el interior del patio y un tercero fuera del edificio, delante de los accesos.

La imagen externa delata la imposición de un volumen sobre otro. No se exaltan los valores del edifico histórico, se lo reduce a una función de soporte neutro de la nueva ampliación, que además se inclina levemente respecto a su eje vertical para acentuar el efecto reflectante de su superficie.

Se altera el carácter del patio central -ámbito esencial del edificio- al introducir los elementos de sostén que perturban la mayor parte de su superficie, afectando las características de las áreas que lo rodean.  El volumen sobrepuesto reduce el ingreso de luz y produce un extendido cono de sombra que modifica las características del espacio exterior.

El fallo del jurado afirma: “el diseño preserva tanto como sea posible de la dignidad del actual edificio como un monumento, la adición de un nuevo objeto en el sitio; la junta y sus asesores tenían confianza en un equipo como Zaha Hadid Architects ser capaz de seguir desarrollando el proyecto con el fin de lograr un resultado final de alta calidad que puede actuar como una “ventana única” para la Autoridad Portuaria”. La definición de dignidad edilicia que aplica el jurado es difícil de entender. Como también la respuesta de los arquitectos.

¿Era inevitable intervenir de esta manera?

A priori, parece más una intención efectista que una necesidad proyectual.

©Marcelo Gardinetti, 2017

Fotografía de portada: ©Helene Binet

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: