Saltar al contenido.

Límites de integración

El nuevo paseo marítimo de Benidorm, que establece el límite entre el área urbana y la costa marítima, se confirma como un elemento que facilita la transición natural y fluida entre ambas zonas. Sus formas blandas y el uso de colores vivos que semejan el movimiento de las olas marinas, proponen una dinámica visual que se asocia con las fisonomías existentes a cada lado.

Como un palimpsesto urbano, el paseo se organiza mediante la superposición de diferentes capas. La primera es la línea de borde, de perfil redondeado, que urbaniza la cara visible desde el mar. Su contextura en hormigón blanco le confiere un carácter cálido y neutral entre los tonos del paisaje costero. La segunda capa se establece con una imponente energía visual, delineando una continuidad de pavimentos de colores que se funden en una transición natural y sostenida. La paleta de colores se construye en los extremos con tonalidades frías (verdes y azules). A medida que se acercan al centro mutan en tonos cálidos (rojos, naranjas y amarillos) para establecer una infinidad de matices que son exaltados por la luz solar. La última capa está compuesta por el equipamiento urbano y la vegetación, que se integran al pavimento superior consolidando un perfil homogéneo y agradable.

El resultado conjuga un espacio dinámico, de exquisita topografía, que recoge flujos de circulaciones provenientes de diferentes sectores de la ciudad y los encauza hacia la playa. Además de garantizar la transición entre la ciudad y el mar, el borde costero introduce diferentes zonas para actividades de recreación y contemplación.

Este nuevo perfil topográfico descarta la existencia de cualquier barrera arquitectónica. El acceso a la playa está garantizado de forma natural y fluida desde las calles superiores o desde el estacionamiento subterráneo.

Las líneas de este acantilado conjugan una estética conveniente para resolver un conflictivo borde urbano. Las convenciones remiten tanto a los movimientos naturales de las mareas como a las líneas orgánicas del modernismo catalán. Sin embargo no son azarosas, responden a un estricto orden funcional bajo patrones de una modulación invisible que resuelve con eficacia y elegancia la administración del movimiento urbano peatonal.

©Marcelo Gardinetti, 2017

Paseo Marítimo de la Playa de Poniente en Benidorm,  

Carlos Ferrater y Xavier Martí – OAB

Fotografías: ©OAB

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: